Gobierno ruso

Gobierno ruso

A finales del siglo XIX, el pueblo ruso estaba gobernado por la dinastía Romanov. El Zar (Zar) tomó el título de 'Emperador y Autócrata de toda Rusia' e impuso un gobierno autocrático: el gobierno de un solo hombre. A diferencia de la mayoría de los demás países europeos, el poder no había pasado de la monarquía al pueblo. Los zares de Rusia no siguieron el consejo de un parlamento electo. En cambio, el país estaba dirigido por un consejo ministerial de diez hombres. Cada ministro fue designado y destituido por el zar.

El zar también nombró al Fiscal Jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa. De hecho, desde 1721, la Iglesia Ortodoxa había funcionado como un departamento gubernamental.

El zar también tenía el poder de otorgar títulos hereditarios. Por lo general, estos se dirigían a hombres que habían alcanzado un alto rango en las fuerzas armadas y la administración pública. En 1900 se estimó que había alrededor de 1,8 millones de miembros de la nobleza en Rusia.

Alejandro II se convirtió en el decimosexto zar Romanov en 1855. Intentó introducir algunas reformas políticas. Esto incluyó permitir que cada distrito estableciera un Zemstvo. Se trataba de ayuntamientos con poderes para proporcionar carreteras, escuelas y servicios médicos. Sin embargo, el derecho a elegir miembros estaba restringido a los ricos.

Rusia se dividió en cincuenta provincias. Cada provincia tenía un gobernador y debajo de él estaban los gobernadores de distritos y los comandantes de las ciudades.

A finales del siglo XIX, 128 millones de personas vivían en Rusia. Para ayudar al zar y a los gobernadores provinciales a gobernar al pueblo, el gobierno empleó a un gran número de funcionarios. Fueron clasificados en catorce rangos diferentes con los ministros del zar en la parte superior. Cada rango tenía su propio uniforme y los que alcanzaban el cuarto grado en adelante se convirtieron en miembros de la nobleza.


Gobierno provisional ruso

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Gobierno provisional ruso, Ruso Vremennoye pravitel’stvo Rossii, gobierno internacionalmente reconocido de Rusia de febrero a octubre (marzo a noviembre, New Style) 1917. Fue formado por la Duma después del colapso de la dinastía Romanov e inicialmente estaba compuesto en su totalidad por ministros liberales, con la excepción de Aleksandr F. Kerensky del Partido Socialista Revolucionario. El Gobierno Provisional se reorganizó dos veces durante sus ocho meses de existencia, cada vez como una coalición de varios partidos políticos. Sin embargo, en ningún momento pudo abordar adecuadamente los principales problemas que afligían al país, y los bolcheviques lo sacaron del poder en un golpe incruento en la segunda fase de la Revolución Rusa.


El gobierno ruso dimite mientras Putin propone cambios constitucionales

MOSCÚ - El presidente de Rusia, Vladimir Putin, lanzó el miércoles una importante reorganización política, reemplazando a su primer ministro Dmitry Medvedev y proponiendo una serie de cambios a la constitución de Rusia, en lo que se consideró como un intento de crear opciones para retener el poder después de su mandato presidencial. expira en 2024.

Putin utilizó su discurso anual sobre el estado de la nación en Moscú para anunciar varias enmiendas propuestas a la constitución, que transferirían mayor poder al parlamento ruso y que, según dijo, se someterían a votación nacional.

Luego, unas horas después del discurso, Medvedev anunció que él y todo el gabinete dimitirían a petición de Putin. Putin dijo que Medvedev, un antiguo aliado que ocupó la presidencia para él entre 2008 y 2012, ahora se convertirá en vicepresidente del consejo de seguridad nacional de Rusia.

Las medidas que sorprendieron a los rusos fueron interpretadas de inmediato por los observadores como parte de los esfuerzos de Putin para prepararse para su inminente transición en 2024, cuando los límites del mandato constitucional significan que debe dejar la presidencia. A sus 67 años, Putin ha gobernado Rusia durante dos décadas y la cuestión de cómo manejará el plazo cuando llegue dentro de cuatro años se ha vuelto cada vez más grande recientemente. En su discurso, Putin enmarcó los cambios como necesarios para otorgar al parlamento una mayor responsabilidad en la formulación de políticas, pero en realidad los expertos dijeron que los cambios propuestos parecían diseñados para abrir posibilidades para permitirle permanecer en el poder después de dejar el cargo y debilitar a cualquier sucesor. en la presidencia.

Medvedev, quien anunció la renuncia del gabinete mientras estaba con Putin en una reunión transmitida por la televisión estatal, dijo que renunciaría para que Putin pudiera nombrar un nuevo gobierno para ayudar a llevar a cabo las reformas constitucionales.

"En este contexto, es obvio que nosotros, como gobierno de la Federación de Rusia, debemos darle al presidente de nuestro país la oportunidad de hacer todo lo necesario para esta decisión", dijo Medvedev.

Poco después, Putin nombró al sucesor de Medvedev como primer ministro, Mikhail Mishustin, el relativamente poco conocido jefe del Servicio Federal de Impuestos, diciendo que su candidatura había sido enviada al parlamento para su aprobación. Mishustin, de 53 años, no es considerado un gran agente de poder ni un miembro del círculo íntimo de Putin, aunque como jefe de la agencia tributaria ha sido elogiado por reformar el sistema de recaudación de impuestos atrasado de Rusia, introduciendo tecnologías de datos que lo han convertido en uno de los más avanzado del mundo.

Los cambios a la constitución que Putin sugirió en su discurso transferirían poderes a la presidencia y fortalecerían el parlamento, conocido como Duma, así como el Consejo de la Federación, el equivalente ruso del Senado, y la Corte Suprema.

Un cambio clave tomaría el poder de seleccionar un gabinete de la presidencia y pasarlo al parlamento. Actualmente, el primer ministro y los ministros son nombrados por el presidente. Pero según la propuesta de Putin, el parlamento ahora seleccionaría al primer ministro que luego nominaría a sus propios ministros para su aprobación por los miembros del parlamento. Otro cambio otorgaría al Consejo de la Federación la autoridad para confirmar los nombramientos del jefe de las agencias de seguridad clave de Rusia.

El vicepresidente del parlamento, Alexander Zhukov, dijo a los periodistas después del discurso que la votación nacional sobre las enmiendas probablemente se llevaría a cabo este año, quizás en septiembre.

Putin ha evitado durante mucho tiempo decir si se quedará después de 2024, pero los expertos dijeron que los cambios propuestos indicaban las rutas potenciales que el Kremlin estaba considerando ahora para salir de su problema de transición. La constitución de Rusia actualmente establece un límite de dos mandatos consecutivos para las presidencias, y Putin, que ha gobernado efectivamente el país desde 2000, se encuentra ahora en su cuarto. En 2008, eludió el límite en términos consecutivos al pasar temporalmente la presidencia a Medvedev mientras se convertía en primer ministro antes de regresar al cargo en 2012.

Pero Putin sugirió que esta vez no repetirá el truco y el miércoles sugirió que la palabra "consecutiva" se elimine del artículo constitucional sobre límites de mandato.

Alexei Makarkin, analista del Centro de Tecnologías Políticas con sede en Moscú, dijo que las propuestas de Putin mostraban que había decidido no quedarse como presidente, pero que claramente se estaba preparando para mantener su poder desde fuera de la oficina. Eso significaba que Putin tampoco planeaba reemplazarse por un sucesor, dijo.

Los cambios propuestos a la constitución, dijo Makarkin a ABC News, tenían la intención de garantizar que cualquier presidente que reemplazara a Putin fuera más débil para que pudiera retener su autoridad desde un nuevo cargo.

"Necesitan eliminar la cuestión en sí misma: seleccionar un sucesor", dijo Makarkin. "Al propio Putin no le gustaría que hubiera un segundo Putin", dijo Makarkin a ABC News.

Muchos señalaron que en su discurso Putin propuso fortalecer el papel del Consejo de Estado en la constitución. Una opción ampliamente especulada es que Putin podría convertirse en jefe de un consejo reformado como una forma de seguir siendo una figura de líder supremo, siguiendo un modelo empleado por Deng Xiaoping de China. Otra versión vería a Putin repetir parcialmente su movimiento de 2008, convirtiéndose en un nuevo primer ministro más poderoso.

"Putin parece [estar] preparándose para la transición, pero actúa como si no conociera los contornos exactos de lo que tal transición requeriría", escribió Anna Aruntunyan, analista rusa de Crisis Group en Twitter. "Quiere tener cosas para elegir".

Algunos también vieron la renuncia de Medvedev como primer ministro como una señal de que ahora está fuera de consideración como candidato a sucesor de Putin. En los últimos años se lo había visto como un lastre, ampliamente burlado entre los rusos y considerado corrupto.

Los cambios propuestos no significarían una transferencia importante de poder mientras Putin siga siendo presidente, ya que la administración presidencial actualmente domina el parlamento de Rusia, que actúa como un sello de goma para las acciones del Kremlin. El partido Rusia Unida de Putin tiene una amplia mayoría y el parlamento está repleto de falsos partidos de oposición que realmente apoyan a Putin.

Putin también enfatizó que Rusia "debe seguir siendo una república presidencial" y dijo que un país tan grande y diverso no puede sobrevivir sin una presidencia fuerte. El presidente también conservaría el poder clave para despedir a un primer ministro y otros ministros, dijo el presidente ruso.

Como lo ha hecho antes, Putin centró su discurso en gran medida en la necesidad de mejorar los niveles de vida y luchar contra los niveles de pobreza. En ocasiones, ha utilizado su dirección nacional para pronunciar diatribas amenazantes contra Occidente y en 2018 presentó una serie de súper armas que, según afirmó, colocaban a Rusia por delante en cualquier nueva carrera armamentista.

Putin volvió a hacer referencia a esas armas el miércoles y dijo que ahora otros países tenían que intentar alcanzar a Rusia. Una de las enmiendas constitucionales propuestas también afirmaría la primacía de la constitución de Rusia sobre los tratados y convenciones internacionales, que las autoridades podrían utilizar para ignorar los fallos de órganos como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Pero evitó en gran medida hablar sobre asuntos internacionales y, en cambio, prometió una serie de medidas para ayudar a las familias, incluida la provisión de comidas escolares gratuitas a todos los niños durante los primeros cuatro años de su educación. Uno de los otros cambios constitucionales que propuso fue una estipulación de que el salario mínimo en Rusia no sea más bajo que la línea de pobreza.


La aparición de Vladimir Putin

Vladimir Putin en 2017. Crédito de la imagen: Frederic Legrand - COMEO / Shutterstock

Entre 1991 y 2000, la transición de Rusia a la democracia fue caótica y plagada de desafíos. La economía se estaba contrayendo, por lo que muchos rusos se encontraron pobres y desamparados. El país también estaba reprimiendo una rebelión armada separatista en la República de Chechenia, una de las entidades federales de Rusia, ubicada en el sur del país. Sin embargo, Rusia estaba emergiendo como una democracia vibrante y multipartidista. Es decir, hasta poco después del cambio de siglo.

En la víspera de Año Nuevo de 1999, el presidente ruso Boris Yeltsin, quien dirigió el país desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, renunció a su cargo y entregó el poder a su primer ministro, Vladimir Putin, quien posteriormente ganaría las elecciones presidenciales de ese país. año. Putin obtuvo apoyo popular para sus acciones en Chechenia después de convertirse en primer ministro en el verano de 1999. Poco después de convertirse en presidente, trabajó con éxito para estabilizar la economía de Rusia, lo que le valió aún más apoyo popular. Este apoyo popular allanó el camino para su capacidad para realizar cambios graduales en las operaciones del gobierno ruso durante los años siguientes.


La cuestión de dónde comienza y termina Rusia, y quién constituye el pueblo ruso, ha preocupado a los pensadores rusos durante siglos. El colapso de la Unión Soviética en 1991 y la agresión rusa contra Ucrania en 2014 convirtieron estas preocupaciones en una gran "cuestión rusa" . Lee mas

Muchas monarcas a lo largo de la historia han matado a miembros de su familia. Enrique VIII de Inglaterra, por ejemplo, decapitó a dos esposas y varios primos. Cleopatra diseñó el asesinato de dos hermanos (uno de los cuales también era su esposo). Y Atahualpa, el último emperador inca, ordenó la ejecución . Lee mas


¿Qué tipo de gobierno tiene Rusia en realidad?

Para responder a esta pregunta, hay que mirar hacia atrás en el tiempo para ver cómo exactamente este tipo de gobierno había evolucionado históricamente en este territorio. ¿Cuál era la forma rusa de organizar un país?

Knyaz & rsquo y druzhina

Bogatyrs en la mesa de Knyaz 'Vladimir. Andrey Ryabushkin, 1888

Andrey Ryabushkin / Reserva del Museo Estatal del Kremlin de Rostov

Un knyaz & rsquo (príncipe) fue el primer tipo de gobernante ruso. Mucho antes de la invasión tártaro-mongol, partes de la tierra estaban gobernadas por príncipes locales. Su función principal para la sociedad era proteger a la población de los invasores y conquistadores, y también de los pícaros locales. El knyaz & rsquo fue ayudado por su druzhina (guardia), una comunidad unida que luchó por los knyaz y rsquo. A cambio de protección, la gente de la tierra pagaba a los knyaz & rsquo un tributo anual. Sin embargo, no influyeron realmente en sus acciones.

Influencia tártaro-mongol

Un knyaz 'ruso en la Horda de Oro. V. Vereschagin.

Después de que los tártaros-mongoles saquearon y esclavizaron las tierras rusas, la función de los príncipes rusos pasó a estar sujeta a la aprobación tártara y ndash para ser un príncipe `` oficial '' de algún territorio ruso, uno tenía que ir a la Horda de Oro, trayendo lujosos regalos y & lsquoearn & rsquo un documento de credencial de príncipe & rsquos, llamado & lsquoyarlyk. & rsquo Los príncipes rusos, que eran importantes y nobles en casa, a menudo tenían que humillarse en la capital de la Horda & rsquos y ndash, por ejemplo, caminar de rodillas hacia el trono de khan & rsquos.

La Horda influyó en el sistema político ruso en su infancia. Los métodos despiadados y astutos de los khans tártaros fueron tomados prestados por los primeros príncipes rusos y utilizados en la guerra feudal. La tierra necesitaba unidad para oponerse al yugo tártaro y, gradualmente, los príncipes de Moscú se convirtieron en los más poderosos. El Gran Príncipe Iván el Grande de Moscú, que unió la tierra contra los tártaros, ya se hacía llamar & lsquotsar & rsquo & ndash, un título oriental prestado por los rusos. En lugar de druzhina, el zar estaba rodeado por el boyardos & ndash ricos terratenientes y comandantes militares que ayudaron al gobierno del zar.

La era del zar

El Zemsky Sobor. Sergey Ivanov, 1908.

El primer zar oficial de Rusia, Iván el Terrible, entendió que el vasto territorio que controlaba era muy diverso y sus partes tenían diferentes objetivos y deseos. Alrededor de 1549, Iván convocó a un Zemsky Sobor & ndash, una reunión de las personas más influyentes (nobles, comerciantes, sacerdotes y líderes militares) que fueron enviados a Moscú por personas locales de diferentes partes de Rusia. Los historiadores rusos afirman que se trata de una forma rusa de democracia representativa no elegida, pero “escogida”.

Hubo alrededor de 60 Sobors desde 1549 hasta 1684. Se reunieron irregularmente para decidir sobre las cuestiones más importantes del estado. El zar y los boyardos no pudieron llevar a cabo eficazmente su gobierno desde el centro porque no tenían el dedo en el pulso del resto de la vasta tierra.

Mikhail Fyodorovich de Rusia sentado con sus boyardos. Andrey Ryabushkin, 1893.

Andrey Ryabushkin / Galería estatal Tretyakov

Durante el siglo XVII, se estableció la comunicación entre el centro del país y la periferia, y surgió la nobleza rusa y los militares ndash que servían al zar y los boyardos a cambio de parcelas de tierra. Podían poseer siervos, algunos de los cuales se convirtieron en sus militares durante la guerra. Ya no había necesidad de Sobors, ya que estos nobles se convirtieron en sirvientes del zar y boyardos en todo el país. Mientras tanto, los boyardos fueron los primeros entre estos nobles. Los boyardos tuvieron una gran influencia en la política y el zar. Sin embargo, eran la élite y no representaban los deseos de la población.

Emperador y nobleza

'Reunión ceremonial del Consejo de Estado el 7 de mayo de 1901.' Ilya Repin, 1903.

Un gobierno de estilo europeo apareció en Rusia bajo Pedro el Grande. Destruyó a los boyardos que habían concentrado demasiado poder en sus manos. Ahora, estaba el zar, un soberano supremo, y todos los demás, que eran sus sirvientes. Pedro obligó a todos los nobles a servir al estado, ya sea en el servicio militar o civil, e instaló un sistema legal y de gobierno europeo con colegios (ministerios), el Senado de Gobierno y la Iglesia, también controlados por el estado.

Destruyendo física o financieramente a los más poderosos de la vieja élite, Peter instaló una nueva élite al regalar grandes parcelas de tierra y se aseguró de que los títulos se volvieran hereditarios. Durante la mayor parte de los 200 años de historia del Imperio Ruso, el equilibrio de poder se organizó de la siguiente manera: la nobleza dependía de sus siervos, que producían sustento y bienes, y el estado dependía de la nobleza que luchaba en el ejército. empresas organizadas y tecnología desarrollada. El equilibrio inestable se derrumbó cuando se abolió la servidumbre en Rusia.

Los campesinos rusos pagaron un precio muy alto por su libertad y tuvieron que comprarle al estado la tierra que usaban. Esto empobreció aún más a la mayoría de la población. Mientras tanto, la nobleza se vio privada de su principal fuente de ingresos y rápidamente entró en declive.

Tiempos soviéticos

El Partido Comunista de la Unión Soviética en su 28 ° Congreso, del 2 de julio de 1990 al 13 de julio de 1990.

La revolución bolchevique puso fin al antiguo orden, pero el sistema soviético copió en gran medida al zarista. El estado soviético organizó su propia & lsquonobility & rsquo & ndash el Partido Comunista. Se fusionó con el aparato estatal en todos los niveles. Los funcionarios del partido fueron elegidos formalmente por la población. Pero, en realidad, todos los altos cargos del Partido estaban sujetos a designaciones por parte del líder y sus 'ldquoboyars' 'rdquo & ndash en el Politburó.

En la Rusia zarista, la nobleza era hereditaria, mientras que los nobles soviéticos podían ser destruidos en un abrir y cerrar de ojos simplemente expulsándolos del Partido. Como líderes locales designados, los funcionarios soviéticos no representaban los deseos de la población y, a veces, iban directamente en contra de ellos al servicio de sus propias necesidades y, dado que la responsabilidad soviética no era hereditaria, algunos funcionarios corruptos recurrieron al robo y el soborno para acumular más riqueza personal. . Un sistema así estaba condenado al fracaso.

Federación Rusa

El presidente Vladimir Putin y el gobierno ruso

Después de 1991, la Federación de Rusia se convirtió en una república presidencial con un sistema semipresidencial. Esto significa que la gente expresa sus deseos eligiendo tanto la legislatura (un parlamento, en Rusia y la Asamblea Federal) como la ejecutiva (el presidente, que aprueba el gobierno formado por el primer ministro) ramas de poder. Para aprobar una ley, tanto la Asamblea Federal como el Presidente deben aprobarla.

Las ramas del poder se controlan entre sí. La legislatura, que aprueba todas las leyes, puede solicitar un voto de censura al gobierno y exigir su reforma. Por otro lado, el Presidente puede disolver la Duma Estatal, la cámara baja de la Asamblea Federal, en cualquier momento y el Consejo de la Federación (la cámara alta) puede acusar al Presidente.

Si utiliza cualquier contenido de Russia Beyond, en parte o en su totalidad, proporcione siempre un hipervínculo activo al material original.


Esta es la pregunta que realmente nos interesa sobre todo sobre el sistema político de Rusia y rsquos. Al comparar nuestra forma de vida con la de Rusia, deberíamos recordar cómo eran las cosas allí antes de que el gobierno soviético llegara al poder. En 1917, la mayoría de los campesinos y trabajadores industriales tenía relativamente poca experiencia con las libertades que conocemos. Los campesinos habían sido siervos hasta 1861. Antes de 1914, solo un pequeño número poseía suficiente tierra para disfrutar de una sensación de libertad económica.

Sin embargo, también debemos reconocer que bajo el régimen zarista la minoría educada y relativamente próspera de la población, la aristocracia, los terratenientes y los comerciantes, los profesionales y los intelectuales de la pequeña clase media, tenían ciertas libertades limitadas. Tenían libertad de religión y culto, aunque existía una severa discriminación contra las sectas que se separaban de la iglesia ortodoxa rusa y contra los judíos. Estos últimos fueron a menudo sometidos a masacres organizadas, llamadas pogromos. Había cierta libertad de prensa, y quienes se oponían al gobierno podían presentar sus puntos de vista de vez en cuando a la minoría de personas que sabían leer y escribir. Pero una y otra vez la censura gubernamental interfirió con esta libertad.

El imperial Duma, o el parlamento, establecido en 1905 después de la guerra ruso-japonesa y la revolución que precipitó, brindó una oportunidad para la organización política. Es cierto que el voto de los miembros de la Duma se ponderó a favor de las clases propietarias de la ciudad y el campo. Pero se había hecho un verdadero comienzo hacia la representación de más de un grupo o partido en el estado. Bajo esta franquicia ponderada, los partidos revolucionarios en Rusia, los socialrevolucionarios y los dos grupos socialdemócratas, los mencheviques y los bolcheviques, lograron que sus miembros fueran elegidos para las elecciones. Duma, donde expresaron críticas al gobierno.

Los rusos carecen de nuestras libertades civiles

Si queremos mirar a Rusia de manera realista, debemos admitir que las libertades civiles familiares a los Estados Unidos y Gran Bretaña nunca han existido plenamente en Rusia y ahora no. El Partido Comunista es el único partido legal y el derecho de asociación política está prohibido a otros grupos. La palabra impresa está controlada por el gobierno, que también regula la educación y todos los medios de comunicación: teléfono, telégrafo y radio. Las noticias que se envían a países extranjeros están sujetas a censura.

Sin embargo, a pesar del estricto control gubernamental sobre todas las formas de expresión, los rusos han logrado avances notables bajo el régimen soviético en los campos técnicos y científicos. También han hecho mucho en la promoción de la salud, la educación y los métodos agrícolas modernos entre una población hasta ahora predominantemente atrasada y analfabeta. No han logrado el mismo progreso en literatura y artes (excepto en la música y el teatro). La explicación de esto puede residir en el hecho de que han estado viviendo en un período turbulento y, hasta hace poco, han tendido a encajar sus esfuerzos creativos en el rígido molde marxista.

Si bien las libertades políticas y las libertades personales están claramente limitadas en Rusia, al pueblo ruso se le ha dado un margen considerable para la iniciativa y lo que se conoce como "autocrítica" en la esfera económica. La prensa soviética, por ejemplo, nunca cuestiona las decisiones políticas del gobierno o la teoría y práctica general del socialismo. Sin embargo, sí lleva comentarios diarios sobre la inadecuación de la producción de carbón, retrasos en la fabricación de bombillas eléctricas y mil y un elementos más que afectan detalles del desarrollo económico del país. Tales críticas, sobre los detalles y sobre los medios económicos más que sobre los fines, no solo están permitidas sino que también se fomentan.


  • NOMBRE OFICIAL: Federación de Rusia
  • FORMA DE GOBIERNO: Federación
  • CAPITAL: Moscú
  • POBLACIÓN: 142,122,776
  • IDIOMA OFICIAL: Ruso
  • DINERO: Rublo
  • ÁREA: 6.592.772 millas cuadradas (17.075.200 kilómetros cuadrados)
  • PRINCIPALES GAMINAS DE MONTAÑA: Ural, Altay
  • RÍOS PRINCIPALES: Amur, Irtysh, Lena, Ob, Volga, Yenisey

GEOGRAFÍA

Rusia, el país más grande del mundo, ocupa una décima parte de toda la tierra de la Tierra. Abarca 11 zonas horarias en dos continentes (Europa y Asia) y tiene costas en tres océanos (el Atlántico, el Pacífico y el Ártico).

El paisaje ruso varía desde el desierto hasta la costa helada, desde las altas montañas hasta las marismas gigantes. Gran parte de Rusia está formada por llanuras onduladas y sin árboles llamadas estepas. Siberia, que ocupa las tres cuartas partes de Rusia, está dominada por extensos bosques de pinos llamados taigas.

Rusia tiene alrededor de 100.000 ríos, incluidos algunos de los más largos y poderosos del mundo. También tiene muchos lagos, incluidos los dos más grandes de Europa: Ladoga y Onega. El lago Baikal en Siberia contiene más agua que cualquier otro lago de la Tierra.

Mapa creado por National Geographic Maps

PERSONAS Y CULTURA

Hay alrededor de 120 grupos étnicos en Rusia que hablan más de cien idiomas. Aproximadamente el 80 por ciento de los rusos remontan su ascendencia a los eslavos que se establecieron en el país hace 1.500 años. Otros grupos importantes incluyen a los tártaros, que vinieron con los invasores mongoles, y los ucranianos.

Rusia es conocida en todo el mundo por sus pensadores y artistas, incluidos escritores como Leo Tolstoy y Fyodor Dostoevsky, compositores como Pyotr Ilyich Tchaikovsky y bailarines de ballet como Rudolf Nureyev.

NATURALEZA

A pesar de lo grande que es Rusia, no sorprende que albergue una gran cantidad de ecosistemas y especies. Sus bosques, estepas y tundras proporcionan hábitat para muchos animales raros, incluidos osos negros asiáticos, leopardos de las nieves, osos polares y pequeños mamíferos parecidos a conejos llamados pikas.

Los primeros parques nacionales de Rusia se establecieron en el siglo XIX, pero décadas de contaminación no regulada han pasado factura a muchos de los lugares salvajes del país. Actualmente, alrededor del uno por ciento de la superficie terrestre de Rusia está protegida en reservas, conocidas como zapovedniks.

La especie animal más famosa de Rusia es el tigre siberiano, el gato más grande del mundo. Originarios de los bosques del este de Rusia, estos gigantes en peligro de extinción pueden medir 10 pies (3 metros) de largo, sin incluir la cola, y pesar hasta 600 libras (300 kilogramos).

GOBIERNO Y ECONOMÍA

La historia de Rusia como democracia es corta. La primera elección del país, en 1917, fue rápidamente revertida por los bolcheviques, y no fue hasta la elección de Boris Yeltsin en 1991 que la democracia se afianzó.

Rusia es una federación de 86 repúblicas, provincias, territorios y distritos, todos controlados por el gobierno de Moscú. El jefe de estado es un presidente elegido por el pueblo. La economía se basa en una vasta oferta de recursos naturales, que incluyen petróleo, carbón, mineral de hierro, oro y aluminio.

HISTORIA

Los primeros asentamientos humanos en Rusia surgieron alrededor del año 500 d.C., cuando los escandinavos se trasladaron al sur a áreas alrededor del río Volga superior. Estos colonos se mezclaron con los eslavos del oeste y construyeron una fortaleza que eventualmente se convertiría en la ciudad ucraniana de Kiev.

Kiev se convirtió en un imperio que gobernó la mayor parte de la Rusia europea durante 200 años, luego se dividió en Ucrania, Bielorrusia y Moscovia. La capital de Moscovia, Moscú, siguió siendo un pequeño puesto comercial hasta el siglo XIII, cuando las invasiones mongoles en el sur llevaron a la gente a establecerse en Moscú.

En la década de 1550, el gobernante moscovita Iván IV se convirtió en el primer zar de Rusia después de expulsar a los mongoles de Kiev y unificar la región. En 1682, Pedro el Grande se convirtió en zar a la edad de diez años y durante 42 años trabajó para hacer que Rusia fuera más moderna y más europea.


Gobierno ruso - Historia

DESDE OBTENER SU INDEPENDENCIA con el colapso de la Unión Soviética a fines de 1991, Rusia (formalmente, la Federación de Rusia) ha enfrentado serios desafíos en sus esfuerzos por forjar un sistema político que siga a casi setenta y cinco años de gobierno totalitario centralizado. Por ejemplo, figuras destacadas de los poderes legislativo y ejecutivo han presentado puntos de vista opuestos sobre la dirección política de Rusia y los instrumentos gubernamentales que deberían utilizarse para seguirla. Ese conflicto alcanzó su punto culminante en septiembre y octubre de 1993, cuando el presidente Boris N. Yeltsin utilizó la fuerza militar para disolver el parlamento y convocó a nuevas elecciones legislativas. Este evento marcó el final del primer período constitucional de Rusia, que fue definido por la constitución muy enmendada adoptada por la República de Rusia en 1978. Una nueva constitución, creando una presidencia fuerte, fue aprobada por referéndum en diciembre de 1993.

Con una nueva constitución y un nuevo parlamento que representa a diversos partidos y facciones, la estructura política de Rusia posteriormente mostró signos de estabilización. Sin embargo, desde entonces, los rusos han seguido debatiendo el futuro de su sistema político, siendo la democracia y el autoritarismo al estilo occidental dos alternativas ampliamente consideradas. A medida que el período de transición se extendió hasta mediados de la década de 1990, el poder del gobierno nacional continuó disminuyendo a medida que las regiones de Rusia obtuvieron concesiones políticas y económicas de Moscú. Aunque la lucha entre los poderes ejecutivo y legislativo se resolvió parcialmente con la nueva constitución, los dos poderes continuaron representando visiones fundamentalmente opuestas del futuro de Rusia. El ejecutivo era el centro de la reforma, y ​​la cámara baja del parlamento, la Duma del Estado, era un bastión de comunistas y nacionalistas antirreforma.

Antecedentes históricos

La Unión Soviética nació formalmente bajo el tratado de unión en diciembre de 1922, que fue firmado por Rusia y otras tres repúblicas de la unión: Bielorrusia (ahora Bielorrusia), Ucrania y lo que entonces era la República Socialista Federada Soviética de Transcaucasia (una entidad que incluía Armenia, Azerbaiyán y Georgia). Según el tratado, Rusia se conoció oficialmente como la República Socialista Federada Soviética de Rusia (RSFSR). El tratado de unión se incorporó a la primera constitución soviética, que se promulgó en 1924. Nominalmente, las fronteras de cada subunidad se trazaron para incorporar el territorio de una nacionalidad específica. La constitución otorgó soberanía a las nuevas repúblicas, aunque se decía que habían delegado voluntariamente la mayor parte de sus poderes soberanos al centro soviético. La soberanía formal fue evidenciada por la existencia de banderas, constituciones y otros símbolos estatales, y por el "derecho" constitucionalmente garantizado de las repúblicas para separarse de la unión. Rusia era la más grande de las repúblicas de la unión en términos de territorio y población. Los rusos étnicos dominaban la política y el gobierno soviéticos, también controlaban la administración local.

Debido al dominio de los rusos en los asuntos de la unión, la RSFSR no logró desarrollar algunas de las instituciones de gobierno y administración que eran típicas de la vida pública en las otras repúblicas: un partido comunista a nivel de república, una academia rusa de ciencias, y ramas sindicales rusas, por ejemplo. Sin embargo, cuando las nacionalidades titulares de las otras catorce repúblicas unidas comenzaron a reclamar mayores derechos de república a fines de la década de 1980, los rusos étnicos también comenzaron a exigir la creación o el fortalecimiento de varias instituciones específicamente rusas en la RSFSR. Ciertas políticas del líder soviético Mikhail S. Gorbachev (en el cargo de 1985 a 1991) también alentaron a las nacionalidades de las repúblicas de la unión, incluida la República de Rusia, a hacer valer sus derechos. Estas políticas incluyen glasnost (literalmente, voz pública - ver Glosario), lo que hizo posible una discusión abierta sobre las reformas democráticas y problemas públicos ignorados durante mucho tiempo, como la contaminación. Glasnost también trajo reformas constitucionales que llevaron a la elección de nuevas legislaturas de la república con bloques sustanciales de representantes a favor de la reforma.

En Rusia, una nueva legislatura, llamada Congreso de los Diputados del Pueblo, fue elegida en marzo de 1990 en una votación mayoritariamente libre y competitiva. Upon convening in May, the congress elected Boris N. Yeltsin, a onetime Gorbachev prot g who had been exiled from the top party echelon because of his radical reform proposals, as president of the congress's permanent working body, the Supreme Soviet. The next month, the congress declared Russia's sovereignty over its natural resources and the primacy of Russia's laws over those of the central Soviet government. During 1990-91, the RSFSR enhanced its sovereignty by establishing republic branches of organizations such as the communist party, the Academy of Sciences (see Glossary) of the Soviet Union, radio and television broadcasting facilities, and the Committee for State Security (Komitet gosudarstvennoy bezopasnosti--KGB see Glossary). In 1991 Russia created a new executive office, the presidency, following the example of Gorbachev, who had created such an office for himself in 1990. Russia held a popular election that conferred legitimacy on the office, whereas Gorbachev had eschewed such an election and had himself appointed by the Soviet parliament. Despite Gorbachev's attempts to discourage Russia's electorate from voting for him, Yeltsin was popularly elected as president in June 1991, handily defeating five other candidates with more than 57 percent of the vote.

Yeltsin used his role as president to trumpet Russian sovereignty and patriotism, and his legitimacy as president was a major cause of the collapse of the coup by hard-line government and party officials against Gorbachev in August 1991. The coup leaders had attempted to overthrow Gorbachev in order to halt his plan to sign a confederation treaty that they believed would wreck the Soviet Union. Yeltsin defiantly opposed the coup plotters and called for Gorbachev's restoration, rallying the Russian public. Most important, Yeltsin's opposition led elements in the "power ministries" that controlled the military, the police, and the KGB to refuse to obey the orders of the coup plotters. The opposition led by Yeltsin, combined with the irresolution of the plotters, caused the coup to collapse after three days.

Following the failed coup, Gorbachev found a fundamentally changed constellation of power, with Yeltsin in de facto control of much of a sometimes recalcitrant Soviet administrative apparatus. Although Gorbachev returned to his position as Soviet president, events began to bypass him. Communist party activities were suspended. Most of the union republics quickly declared their independence, although many appeared willing to sign Gorbachev's vaguely delineated confederation treaty. The Baltic states achieved full independence, and they quickly received diplomatic recognition from many nations. Gorbachev's rump government recognized the independence of Estonia, Latvia, and Lithuania in August and September 1991.

In late 1991, the Yeltsin government assumed budgetary control over Gorbachev's rump government. Russia did not declare its independence, and Yeltsin continued to hope that some form of confederation could be established. In December, one week after the Ukrainian Republic approved independence by referendum, Yeltsin and the leaders of Ukraine and Belarus met to form the Commonwealth of Independent States (CIS--see Glossary). In response to calls by the Central Asian and other union republics for admission, another meeting was held in Alma-Ata, on December 21, to form an expanded CIS. At that meeting, all parties declared that the 1922 treaty of union creating the Soviet Union was annulled and that the Soviet Union had ceased to exist. Gorbachev announced the decision officially December 25. Russia gained international recognition as the principal successor to the Soviet Union, receiving the Soviet Union's permanent seat on the United Nations Security Council and positions in other international and regional organizations. The CIS states also agreed that Russia initially would take over Soviet embassies and other properties abroad.

In October 1991, during the "honeymoon" period after his resistance to the Soviet coup, Yeltsin convinced the legislature to grant him important special executive powers for one year so that he might implement his economic reforms. In November 1991, he appointed a new government, with himself as acting prime minister, a post he held until the appointment of Yegor Gaydar as acting prime minister in June 1992.

During 1992 Yeltsin and his reforms came under increasing attack by former communist party members and officials, extreme nationalists, and others calling for reform to be slowed or halted in Russia. A locus of this opposition was increasingly the bicameral parliament, whose upper house was the Congress of People's Deputies (CPD) and lower house the Supreme Soviet. The lower house was headed by Ruslan Khasbulatov, who became Yeltsin's most vocal opponent. Under the 1978 constitution, the parliament was the supreme organ of power in Russia. After Russia added the office of president in 1991, the division of powers between the two branches was ambiguous.

Although Yeltsin managed to beat back most challenges to his reform program when the CPD met in April 1992, in December he suffered a significant loss of his special executive powers. The CPD ordered him to halt appointments of administrators in the localities and also the practice of naming additional local oversight emissaries (termed "presidential representatives"). Yeltsin also lost the power to issue special decrees concerning the economy, while retaining his constitutional power to issue decrees in accordance with existing laws. When his attempt to secure confirmation of Gaydar as prime minister was rejected, Yeltsin appointed Viktor Chernomyrdin, whom the parliament approved because he was viewed as more economically conservative than Gaydar. After contentious negotiations between the parliament and Yeltsin, the two sides agreed to hold a national referendum to allow the population to determine the basic division of powers between the two branches of government. In the meantime, proposals for extreme limitation of Yeltsin's power were tabled.

However, early 1993 saw increasing tension between Yeltsin and the parliament over the language of the referendum and power sharing. In mid-March 1993, an emergency session of the CPD rejected Yeltsin's proposals on power sharing and canceled the referendum, again opening the door to legislation that would shift the balance of power away from the president. Faced with these setbacks, Yeltsin addressed the nation directly to announce a "special regime," under which he would assume extraordinary executive power pending the results of a referendum on the timing of new legislative elections, on a new constitution, and on public confidence in the president and vice president. After the Constitutional Court declared his announcement unconstitutional, Yeltsin backed down (see The Judiciary, this ch.).

Despite Yeltsin's change of heart, a second extraordinary session of the CPD took up discussion of emergency measures to defend the constitution, including impeachment of the president. Although the impeachment vote failed, the CPD set new terms for a popular referendum. The legislature's version of the referendum asked whether citizens had confidence in Yeltsin, approved of his reforms, and supported early presidential and legislative elections. Under the CPD's terms, Yeltsin would need the support of 50 percent of eligible voters, rather than 50 percent of those actually voting, to avoid an early presidential election. In the vote on April 25, Russians failed to provide this level of approval, but a majority of voters approved Yeltsin's policies and called for new legislative elections. Yeltsin termed the results, which were a serious blow to the prestige of the parliament, a mandate for him to continue in power.

In June 1993, Yeltsin decreed the creation of a special constitutional convention to examine the draft constitution that he had presented in April. This convention was designed to circumvent the parliament, which was working on its own draft constitution. As expected, the two main drafts contained contrary views of legislative-executive relations. The convention, which included delegates from major political and social organizations and the eighty-nine subnational jurisdictions, approved a compromise draft constitution in July 1993, incorporating some aspects of the parliament's draft. The parliament failed to approve the draft, however.

In late September 1993, Yeltsin responded to the impasse in legislative-executive relations by repeating his announcement of a constitutional referendum, but this time he followed the announcement by dissolving the parliament and announcing new legislative elections for December. The CPD again met in emergency session, confirmed Vice President Aleksandr Rutskoy as president, and voted to impeach Yeltsin. On September 27, military units surrounded the legislative building (popularly known as the White House), but 180 delegates refused to leave the building. After a two-week standoff, Rutskoy urged supporters outside the legislative building to overcome Yeltsin's military forces. Firefights and destruction of property resulted at several locations in Moscow. The next day, under the direction of Minister of Defense Pavel Grachev, tanks fired on the White House, and military forces occupied the building and the rest of the city. This open, violent confrontation remained a backdrop to Yeltsin's relations with the legislative branch for the next three years.

For more recent information about the government, see Facts about Russia.


The Soviet government

The first steps toward forming a Soviet government were taken at the Second Congress of Soviets, which met in Petrograd on October 25-26th 1917 as the October Revolution was unfolding. Government decrees and structures were defined and dominated by the Bolsheviks.

Control of the Soviets

Hours into the Second Congress of Soviets, Menshevik and moderate SR delegates famously walked out of the hall, arguing that the Bolsheviks’ seizure of power threatened the future of Russia. Leon Trotsky famously prophesied they would be consigned to “the dustbin of history”.

This walkout shaped the composition of the new government and the future of Russia. Before this, the Bolsheviks and their Left SR allies held only a slender voting majority in the Congress. The departure of the Mensheviks and other SRs left them in almost complete control.

From that point on, it was Vladimir Lenin and the Bolsheviks who defined the revolution. The new society wore the mask of a popular Soviet revolution but behind it was the face of Bolshevism.

Lenin’s early decrees

Lenin was quick to seize the initiative. Though not yet in attendance at the Congress, the Bolshevik leader had drafted a series of resolutions for consideration by a new Soviet government.

Lenin’s proposals included an immediate ceasefire “on all fronts”, the transfer of land to peasant committees, the passing of decision-making in production to the workers, the rapid election and convocation of the Constituent Assembly, increased bread supplies to the cities and the right to self-determination for all nationalist and ethnic groups in Russia.

The Congress of Soviets greeted Lenin’s proposed decrees with resounding cheers and accepted them with almost no opposition. The Congress adjourned after dawn then reconvened again at 9pm, this time with Lenin present. The Bolshevik leader tabled two decrees to rapturous applause.

The Decree on Land

The first of these, the Decree on Land, proclaimed the abolition of all private ownership of land “forever”. All land would be placed under the control of the state rural landholdings would “become the property of the whole people, and shall pass into the use of those who cultivate it.”

In reality, this was an ex post facto decree because Russian peasants had begun seizing and reclaiming land before the February Revolution. The Decree on Land only validated these land seizures and encouraged more of the same.

This decree may well have been a ploy to draw Russia’s 100 million peasants into the revolution and to boost Bolshevik support outside industrial cities. The land decree also undermined the land reform agenda of the SRs, as well as the All-Russian Peasant Deputies, a ‘peasant soviet’ set up by the SRs in May 1917.

The Decree on Peace

Lenin’s second edict was the Decree on Peace. This required the new government to seek immediate peace terms with Germany while conceding no loss of Russian land or people and no payment of reparations or indemnities.

The tone of the Decree on Peace was steeped in revolutionary defensiveness, bravado and rhetoric:

“The governments and the bourgeoisie will make every effort to unite their forces and drown the workers’ and peasants’ revolution in blood. But the three years of war have been a good lesson to the masses – the Soviet movement in other countries and the mutiny in the German navy, which was crushed by the officer cadets of Wilhelm the hangman. Finally, we must remember that we are not living in the depths of Africa, but in Europe, where news can spread quickly.”

Consolidating power

For these decrees to be implemented and enforced, the Bolsheviks needed to expand their control beyond Petrograd. Consolidating Bolshevik rule would take several weeks. In many places, it happened without difficulty or significant opposition. Many Russians supported the idea of a socialist revolution a comparable number were apathetic and had little or no interest in fighting against it.

In some areas, however, Bolshevik authority was steeply resisted and had to be imposed at the point of a gun. Moscow, the ancestral home of the Romanovs, populated by less radical and less militant textile workers, was one of these.

When news of the Soviet revolution reached Moscow, Colonel Ryabtsev, the local Provisional Government garrison commander there, imposed martial law and began rallying troops to resist the coming Bolshevik assault. Ryabtsev’s forces were supported by Moscow factory workers, who initiated a general strike.

After a week of bitter fighting and an unknown number of deaths, probably in the hundreds, Milrevcom forces captured Moscow. By March 1918, Lenin and his committee had moved the national capital to Moscow and installed themselves in the Kremlin.

Los Sovnarkom

The new government Soviet took shape in the weeks after October 1917. One of its first steps was the formation of an executive committee called Sovnarkom (a condensed name for Soviet Narodnyk Kommissarov, or the ‘Soviet People’s Commissars’). Sovnarkom was effectively a cabinet of ministers, though the Bolsheviks avoided using those bourgeois-sounding terms.

El primero Sovnarkom was formed in November 1917 and contained 17 different commissars, each with a different portfolio or area of responsibility. The commissars, all Bolsheviks, were selected by the party’s central committee and endorsed by the Second Congress of Soviets.

Entre el Sovnarkom’s prominent members were Lenin (chairman), Trotsky (commissar for foreign affairs), Joseph Stalin (nationalities), Alexandra Kollontai (social welfare) and Alexander Shlyapnikov (labour).

Seven members from the Left SR faction were later admitted to Sovnarkom as commissars. They lasted just a few months before resigning in protest after the Treaty of Brest-Litovsk.

The Soviet constitution

The structure of this government was formalised and codified in a Basic Law or constitution, passed in July 1918.

According to this constitution, the Congress of Soviets and its ‘parliament’, the Central Executive Committee, were the highest political authorities. los Sovnarkom had responsibility for the day-to-day government but in theory, was both subordinate and answerable to the Central Executive Committee.

In practice, however, the Sovnarkom became both the seat of executive power and the source of government policy. Over a few weeks in 1918, the Central Executive Committee was rendered politically impotent. Its departments were gradually swallowed up by the people’s commissariats, which were controlled by members of Sovnarkom.

By late 1918, the Central Executive Committee was nothing more than a place where Sovnarkom decrees and policies were unveiled and endorsed. The CEC spent the rest of its time debating inconsequential policies or issues too trivial or minor for the Sovnarkom to bother itself with.

Party structures

The Bolshevik Party also developed and codified its own structure. The party continued to hold annual congresses where its leaders were elected and the party hierarchy reported on policy and party issues.

At the Seventh Party Congress in March 1918, the Bolsheviks debated the Treaty of Brest-Litovsk and voted to change their name to the Russian Communist Party. At the eight Party Congress 12 months later, they elected the Politburo, a five-man committee responsible for deciding and formulating policy.

In its first incarnation, the Politburo included Lenin, Trotsky, Stalin and Lev Kamenev. Later additions to the party framework included the Orgburo (a department responsible for organisational matters, such as the coordination of local party committees) and the Secretariat, which oversaw administrative matters like party membership and minor appointments.

Party congresses were also used to unveil new policies or to deal with internal issues. An example of this was the Tenth Party Congress (March 1921) when Lenin condemned rising factionalism in party ranks while announcing his New Economic Policy.

A historian’s view:
“The Mensheviks and Socialist-Revolutionaries no more wished to sit in a government including Lenin and Trotsky than Lenin and Trotsky wanted them as colleagues. The negotiations broke down and Lenin unperturbedly maintained an all-Bolshevik Sovnarkom. Sovnarkom was the government of a state which was still coming into being. Its coercive powers were patchy in Petrograd, non-existent in the provinces. The Red Guards were ill-trained and not well disciplined. The garrisons were as reluctant to fight other Russians as they had been to take on the Germans. Public announcements were the most effective weapons in Sovnarkom’s arsenal.”
Robert Service

1. The Soviet government was shaped by the walkout of non-Bolshevik socialists from the Congress of Soviets. This left the Bolsheviks in almost complete control.

2. Led by Lenin, the Bolshevik-dominated Soviet regime began by immediately passing decrees on peace and land, then crushing opposition in Moscow and elsewhere.

3. The Congress of Soviets formed an executive body called Sovnarkom to lead the government. It was led by Lenin and filled with prominent Bolsheviks.

4. Under a July 1918 constitution, the Congress of Soviets and its Central Executive Committee were the supreme political bodies, though this was not the case in practice.

5. The Bolshevik party also continued to meet annually and developed its own organisational structure, including a Politburo for policy formation, an Orgburo for organising the party and a Secretariat for administration.


Ver el vídeo: Nuevo 6x6 del Gobierno ruso